Quiénes somos

El Buró de Política Anticrimen está constituido por consultores en el dominio de la Criminología y la Justicia Criminal.  Estos expertos poseen sólidas credenciales académicas con una trayectoria profesional reconocida globalmente.  La función cardinal de este grupo de consultores es de explorar la dinámica criminal en cualquier contexto geopolítico en Latinoamérica o en el mundo y formular estrategias de intervención directa para combatir el auge criminal.  Esta función se cristaliza a través del suministro de soporte profesional en términos de intervención ante problemas de latitud nacional como en el caso del crimen.    Durante la provisión del referido apoyo basado en la experticia calificada, los integrantes del equipo trabajan en concierto con personeros gubernamentales que poseen directa relación ocupacional con el problema del crimen en cualquier país.

La citada intervención profesional se articula por medio de la implementación de proyectos multilaterales elaborados por nuestro equipo con el fin de sustituir políticas públicas unidimensionales.  Usualmente, estas políticas reflejan la ausencia de un conglomerado de medidas alternas y simultaneas las cuales son necesarias para frenear el incremento intempestivo o gradual de la tasa de la criminalidad.  Debido a su constitución unilateral, dichas políticas públicas tienen un efecto marginal, temporal o nulo por no estar diseñadas para enfrentar las condiciones sociopolíticas, económicas y culturales detrás del fenómeno del problema criminal.  De hecho, muchas de estas políticas anticrimen tradicionales son lo equivalente a no hacer nada por la criminalidad (el crimen continua aumentado, victimizando a la población e interfiriendo con la actividad económica).  Esta aparente inercia ante el crimen es percibida por el elemento criminal en la colectividad como una “desatención gubernamental” hacia este problema.  Al no detectar la intervención oficial con respecto a la criminalidad, la red antisocial interpreta esta ausencia de protección y reacción ante el crimen como una excelente oportunidad para continuar y escalar la actividad criminal bajo el espectro de la “impunidad”.  En este sentido, la política unidimensional anticrimen en Latinoamérica es criminógena (causa y acelera el crimen). 

El problema del crimen en Latinoamérica refleja un patrón de escalamiento consistente en los últimos diez años.  La violencia criminal se ha convertido en una verdadera emergencia nacional en ciertos países victimizando a las poblaciones de una manera recalcitrante e interfiriendo con el desarrollo económico y la paz ciudadana en todas sus facetas.  Debido a su alarmante intensidad, el problema del crimen y la inseguridad personal y comercial en Latinoamérica requiere una intervención urgente, consistente y fuera del marco de las intervenciones tradicionales. 

En contraposición a este cuadro literal de impotencia ante el pertinaz avance de la criminalidad en Latinoamérica, el Buró de Política Anticrimen ofrece una alternativa para enfrentar este problema por medio de un plan comprensivo orientado a minimizar el impacto negativo de la delincuencia.  Este plan se diseña específicamente de acuerdo al cuadro de necesidad de intervención que refleje cualquier nación latinoamericana con respecto al crimen.  El diseño estratégico de este proyecto se construye tomando en cuenta la naturaleza única o particular de los múltiples factores acelerando la actividad delictiva en la nación latinoamericana de enfoque.  Este equipo de expertos no solo suministra formulaciones de política pública para combatir a la criminalidad.  Los consultores adicionalmente proveen apoyo necesario durante el proceso de implementación de las recomendaciones anticrimen en el referido plan.  Este mecanismo de provisión de soporte está incluido en el proyecto como una de sus facetas.